It’s Only A Paper Moon – 100 aniversario Ella Fitzgerald

La vida es esto, una Luna de papel maché. Todo lo que pasa a nuestro alrededor es pura pantomima del mundo del espectáculo, así que no nos preocupemos y ¡disfrutemos del show!

La canción que os traemos esta semana demuestra que todo lo que fracasa puede triunfar más tarde. Se escribió para una obra de Broadway, “The Great Magoo”, que fracasó estrepitosamente porque en el teatro de al lado echaban un musical que rebentó las taquillas en 1933, “Take a Chance”. Más adelante la canción se recuperó, paradójicamente, para la producción cinematográfica del show que los había hecho fracasar en teatro. De esa película salieron muchas versiones de variados artistas gracias al juego que da a la improvisación, que la popularizaron hasta que formó parte del cancionero popular. Hay versiones de Ella Fitzgerald, Nat King Cole, Duke Ellington, Frank Sinatra, Rosemary Clooney, Mel Torme, etc. ¡Hasta Rufus Wainright la versiona!

Esta canción está escrita por Harold Arlen, compositor de muchas canciones para el Cotton Club en esa época (como “Stormy Weather”), y con la letra de E.Y. Harburg, escritor también de la letra de “Over the Rainbow” de la película original del Mago de Oz, ni más ni menos. La versión que os traemos esta semana tiene una melodía especialmente fácil de seguir, romántica, típica de musical de broadway y sus 118bpm la hacen una canción lenta y perfecta para practicar la musicalidad en tempos tranquilos y los triples con muuucho bouncing.

**100 ANIVERSARIO ELLA FITZGERALD**

Nuestra querida Ella Fitzgerald canta esta versión que es de las que más se popularizó a finales de la Segunda Guerra Mundial en 1945 junto con otra versión más rápida de the King Cole Trio, de quienes hablamos la semana pasada. Esta semana se ha estado celebrando el 100 Aniversario de Ella Fitzgerald, una de las mujeres más influyentes en la música swing de principios de los años 30 hasta más allá de los 60, y nosotros le rendimos homenaje con profunda admiración. Cantó sin cesar hasta 1991, cuando dio su último concierto en el Carnegie Hall de Nueva York. Pero, ¿por qué cantaba Ella? Su voz flexible y atemporal, capaz de imitar a todos los instrumentos de la banda, se dejó escuchar casi por casualidad la primera vez que actuó con público. Estaba Ella en un momento bastante difícil de su vida (su familia acababa de fallecer, y se encontraba siendo una adolescente sin trabajo ni dinero ni prácticamente hogar en medio de la Gran Depresión de Estados Unidos), y se presentó a la Amateur Night del Apollo con la intención de bailar. Sí, iba a bailar, pero justo antes de ella actuaron las Edward Sisters, que hicieron un número de baile tan bueno y dejaron a la audiencia tan emocionada que Ella no se atrevió. Ante los murmullos y los “buuuu” del auditorio repleto de gente que esperaba a que la chica se decidiera a hacer algo, desde el escenario y con un hilillo de voz le pidió a la banda que tocaran “Judy”, de Hoagy Carmichael. Calló por completo a todo el mundo y los dejó tan entusiasmados que la obligaron a hacer un bis, y cantó “The Object of My Affections” de las Boswell Sisters. Y desde ahí a la fama. Una chica y luego mujer más bien reservada y tímida fuera del escenario, consciente de su aspecto y no muy feliz con él, cuando tenía un auditorio para ella se transformaba, ya no tenía miedo y se sentía respaldada por todos. Han tenido la suerte de colaborar con Ella tantísimas bandas y músicos individuales que no nos cabrían en la lista, pero queremos destacar que fue la cantante principal de la banda de Chick Webb, trabajó con Louis Armstrong, con Count Basie y cantó en el Mocambo gracias a Marilyn Monroe, a quien le guardaba una profunda admiración. Ella es un “must” en el swing, ¡no por nada se le conoce como the First Lady of Swing!

Leave a Reply