Canada’s Sweetheart of Swing

¿Quién dijo que las canciones más bailables de swing se quedaron a principios del siglo pasado? “Canada’s Sweetheart of Swing” (el encanto del swing de Canadá) Alex Pangman empezó a grabar swing en 1999, y nos deleita esta semana con una canción que bien conocéis “It’s Never Enough”. Como podéis ver en el videoclip, el amor que dice que nunca es suficiente es el que tiene con los animales. En su canción, confiesa que 50 años no son suficientes para ella, 85 o más le harían falta para tenerlos cerca y demostrarles un amor como el de los poetas de antaño, el verdadero.

Su voz se caracteriza por ser tan parecida a las voces que nos gusta escuchar de los años 1930-40, y es evidente que su obsesión por coleccionar grabaciones de swing de esa época desde que de adolescente descubrió a Louis Armstrong y Mildred Bailey fue un factor determinante en su vida. Ella y sus Alleycats son aclamados tanto entre músicos como bailarines sobre todo en su Toronto natal, pero a nosotros nos ha enamorado.

Es otra de las mujeres fuertes que tanto nos gustan, rechazó varias ofertas de bandas que la querían como “la cantante mona” que en toda banda “va bien” par montarse una banda con sus propios temas. Hasta ahora vemos que se las ha arreglado muy bien a su manera, y a pesar de haber batallado y superado dos cánceres de pulmón la tenemos al pie del cañón.

Esta canción de 160bpm tan alegre e inocente es un swing chorus, aquí os la dejamos para que vayáis practicando la musicalidad durante esta semana en casa, en la cocina, conduciendo, paseando al perro… ¡Esos breaks!¿Quién dijo que las canciones más bailables de swing se quedaron a principios del siglo pasado? “Canada’s Sweetheart of Swing” (el encanto del swing de Canadá) Alex Pangman empezó a grabar swing en 1999, y nos deleita esta semana con una canción que bien conocéis “It’s Never Enough”. Como podéis ver en el videoclip, el amor que dice que nunca es suficiente es el que tiene con los animales. En su canción, confiesa que 50 años no son suficientes para ella, 85 o más le harían falta para tenerlos cerca y demostrarles un amor como el de los poetas de antaño, el verdadero.

Su voz se caracteriza por ser tan parecida a las voces que nos gusta escuchar de los años 1930-40, y es evidente que su obsesión por coleccionar grabaciones de swing de esa época desde que de adolescente descubrió a Louis Armstrong y Mildred Bailey fue un factor determinante en su vida. Ella y sus Alleycats son aclamados tanto entre músicos como bailarines sobre todo en su Toronto natal, pero a nosotros nos ha enamorado.

Es otra de las mujeres fuertes que tanto nos gustan, rechazó varias ofertas de bandas que la querían como “la cantante mona” que en toda banda “va bien” par montarse una banda con sus propios temas. Hasta ahora vemos que se las ha arreglado muy bien a su manera, y a pesar de haber batallado y superado dos cánceres de pulmón la tenemos al pie del cañón.

Esta canción de 160bpm tan alegre e inocente es un swing chorus, aquí os la dejamos para que vayáis practicando la musicalidad durante esta semana en casa, en la cocina, conduciendo, paseando al perro… ¡Esos breaks!

Leave a Reply