Maite Espiau

Mayte creció en una familia amante de la música. Desde los 8 años ha cantado en diversos coros, ha formado parte de pequeñas formaciones vocales, y durante unos años aprendió música y flauta travesera en la Escuela de Música de Zaragoza.

Cuando tomó contacto con el swing, tras ver bailar a un grupo de lindy hoppers en Zaragoza, no pudo evitar quedarse prendada de esta disciplina. Su recorrido en el mundo del baile hasta entonces había sido a través de la jota durante nueve años, y esto, unido al fuerte vínculo con la música, contribuyó sin duda a que su aprendizaje en el Lindy Hop fuese muy rápido. Enseguida comenzó a asistir a festivales y exchanges, nacionales e internacionales, y a formarse en otras disciplinas, como Balboa y Jazz Steps.

Su musicalidad, su energía y su amor por el Swing hacen que su baile se centre en el disfrute y en una buena comunicación con la pareja.

Didáctica y empática, sabe transmitir su energía y su ilusión en el aula.